La vida es tan buena maestra, que en caso de que no aprendamos una lección, se encarga de repetírnosla.

Si llevamos esto a nuestras relaciones, podemos dejar de pensar que es casualidad que nos veamos rodeados de personas de cierto tipo, que todos los finales de nuestras relaciones se asemejan o que todos las personas que se acercan terminan haciéndolo con un PROPOSITO determinado, que quizás no nos agrade tanto… y podemos pasar a pensar que esa conexion que hemos venido estableciendo tiene un porqué y si sanamos, aceptamos, perdonamos y soltamos lo que no necesitemos, probablemente dejemos de repetir ciclos y de revivir historias.

Honremos cada presencia en nuestras vidas, porque todas las personas que atraemos a nuestras vidas, nos tocan con un fin, tienen algo que enseñarnos, nos dan herramientas, nos ayudan a evolucionar, así como nosotros a ellas. Antes de CRITICAR, contemplémonos… Y probablemente tengamos algo que resolver con aquello que no aceptamos y si admiramos algo en alguien más, contemplémonos… Y probablemente encontremos más de aquello en nosotros mismos.

En tiempos que no hay claridad con tantos retrogrados.. expandí tu consciencia de vos mismo.. tené cuidado con el espejo con el que te definís, pero permitite aprender del reflejo que observas.